Font Size

Cpanel
Home Actualidad

Holanda convierte a todos sus ciudadanos en donantes de órganos

Holanda convierte a todos sus ciudadanos en donantes de órganos

Los mayores de 18 años serán automáticamente donantes salvo que dejen por escrito lo contrario

 

El Senado holandés ha aprobado la ley de donación de órganos, una de las más polémicas de la historia reciente. A partir de ahora, todos los ciudadanos mayores de 18 años serán automáticamente donantes y sus datos figurarán en un registro nacional. Los que no quieran hacerlo deberán dejar constancia por escrito. Los familiares, por su parte, tendrán la última palabra en caso de duda, aunque no un veto formal. Dicha fórmula, algo confusa, ha facilitado el visto bueno de los senadores.

El Congreso ya aprobó la ley en 2016 por una mayoría raspada: 75 votos contra 74. Los liberales de izquierda, que han patrocinado y presentado el proyecto, la consideran indispensable para reducir la escasez de órganos para trasplantes disponibles en el país. Según el Centro Nacional que los gestiona, en 2015 fallecieron 132 personas incluidas en las listas de espera. En estos momentos, el actual registro de donantes suma seis millones de personas: un 60% da su consentimiento, un 29% lo rechaza y un 11% lo deja en manos de terceros. La ley entrará en vigor en 2020.

Los contrarios a la ley, repartidos casi a partes iguales en todos los grupos políticos con los partidarios, sostienen que lesiona el derecho de las personas a decidirse por algo tan íntimo y trascendente. También alegan que puede resultar confuso para la gente la noción misma de que son donantes mientras no se diga lo contrario, tal y como dicta la nueva norma. Para sortear ambos escollos, Pia Dijkstra, la diputada liberal de izquierda que redactó el proyecto de ley (aprobado por por 38 votos contra 36), lo adaptó. A partir de ahora, todos los adultos recibirán varias veces una notificación oficial preguntando si quieren ser donantes de órganos. La respuesta afirmativa o negativa no presenta problemas. Ante la falta de ambas, en el carné de donante que tendrá todo el mundo figurará un “no se opone”. De esta forma, llegado el caso, la familia podrá demostrar que el fallecido no quería ser donante, aunque nunca llegara a decirlo oficialmente. De ahí que la última palabra dependa de los parientes, pero no así un veto, si en el carné consta el sí o el no.

El Partido para la Libertad, del líder populista de derecha, Geert Wilders, ha sido uno de los principales críticos. En su moción presentada en el senado, el partido señala que “el cuerpo de los holandeses no es propiedad del Estado, es suyo”. Y añade que “no tomar una decisión ya es una forma de decidir”. Los dos partidos confesionales, uno protestante y otro calvinista, y el Partido de los Animales también se mostraron en contra. Estos tres partidos argumentaron en su escrito que “solo se puede considerar donante a quien haya dado el consentimiento expreso para ello”.

En España, todos los ciudadanos son considerados donantes a no ser que expresen lo contrario. Según la Ley de trasplantes aprobada en 1979, “las personas presumiblemente sanas que falleciesen en accidente o como consecuencia ulterior de éste se considerarán, asimismo, como donantes, si no consta oposición expresa del fallecido”. Este modelo, conocido como consentimiento presunto, específica que las personas que se nieguen a ser donantes lo deben expresar en vida. En la práctica, no obstante, una vez que el equipo médico certifica la muerte del paciente, se consulta con los familiares sobre la voluntad del donante para que decidan si se produce la donación.

Desde enero de este año, Francia aplica una legislación similar a la holandesa. Ambos estados se suman así a la lista de países como Bélgica, Portugal, Noruega, Croacia, Austria o República Checa que aplican el consentimiento presunto y que se sitúan entre los líderes mundiales de pacientes trasplantados.

El debate en el Senado ha sido largo y prolijo, y Dijkstra ha prometido este martes “ponerse a trabajar lo antes posible para que la ley sea aplicada con cuidado”. “La Sanidad esperaba esta decisión, indispensable para los enfermos que aguardan una donación. Ahora necesitamos una buena campaña informativa, porque la gente puede cambiar de opinión y debe saber cómo se articulará la ley”, ha dicho.

Un trasplante cada día y medio: el área sanitaria de A Coruña es la cuarta de España

 

Un trasplante cada día y medio: el área sanitaria de A Coruña es la cuarta de España

Galicia, no obstante, supera la media nacional de personas que se niegan a donar

CESAR QUIAN

A.M

a coruña / la voz 20/01/2018 05:00 h

 

En Galicia, donde más gente pone reparos a donar los órganos de sus muertes -un 13,9 % impide que sus fallecidos salven otras vidas-, se encuentra uno de los hospitales, el Chuac, que más trasplantes realiza en España. Es el cuarto en este tipo de intervenciones y el segundo en trasplantes de corazón. El año pasado se llevaron a cabo con éxito un total de 256. Son 21 más que en el 2016. Números que superan, con mucha diferencia, a los alcanzados por centros sanitarios mucho mayores que triplican en población de influencia.

Esto es así gracias a la «inmensa generosidad de las familias de los donantes, a los profesionales del hospital coruñés, a los pacientes trasplantados y a la Administración», destacó el gerente del área sanitaria, Luis Verde Remeseiro. Para él, sobre esos cuatro pilares se sostienen las razones por las que el Chuac es un referente mundial en trasplante. Desde 1981, fecha del primero, se han realizado 5.725.

Estos datos los anunciaron ayer los máximos responsables de que en el hospital coruñés se lleven a cabo un trasplante cada día y medio. Junto al gerente, se encontraban el coordinador de trasplantes, Fernando Mosteiro; la enfermera de la oficina de trasplantes, Valentina Fernández; y la responsable de las intervenciones de pulmón, Mercedes de la Torre.

Destacaron que de los 256 trasplantes realizados el año pasado, 120 fueron de riñón, 26 de ellos de donante vivo; 61 de hígado; 48 de pulmón; 26 de corazón, y uno de páncreas. Además, se hicieron tres dobles trasplantes, dos hepatorrenales y uno renopancreático.

El coordinador de trasplantes explicó que este importante volumen «ha sido posible gracias a la solidaridad de todas las familias que donan los órganos, con 64 donaciones, 37 de donante fallecido y 27 de donante vivo».

Entre estas últimas, las más predominantes fueron las realizadas entre cónyuges, aunque hubo casos entre padres y hijos, entre hijos y padres, entre hermanos, entre primos y entre amigos.

La realización de las extracciones y el posterior implante del órgano en cuestión, subraya el gerente del área coruñesa, «siempre condiciona tener que adaptar la actividad extraordinaria que suponen los distintos programas de trasplantes a la actividad común de los quirófanos».

En cuanto a la actividad de tejidos, este año se consiguieron 102 donantes, 52 trasplantes de médula ósea, 50 de córnea, 15 injertos de vasos, 206 de huesos, 20 de membrana amniótica y 4 de esclera.

Para este año, los retos pasan por la consolidación de los protocolos de detección de donantes extra-UCI, el impulso de la donación en asistolia, el máximo aprovechamiento de las donaciones multiorgánicas y la continuación de las campañas divulgativas de información.

 

A Coruña duplica la tasa estatal en trasplante renal de donante vivo

Las negativas familiares a donar caen un 7%

A Coruña duplica la tasa estatal en trasplante renal de donante vivo

El Chuac 'pulverizó' su récord de trasplante pulmonar en 2017, al realizar 48 intervenciones

LA OPINIÓN. A CORUÑA

maría de la huerta 19.01.2018 | 13:56

Médicos realizan un trasplante en el Chuac. Víctor Echave

Los médicos del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) realizaron 256 trasplantes de órganos sólidos durante el pasado año, una veintena más que en 2016, lo que sitúa al centro coruñés como el cuarto el hospital de España con más operaciones de este tipo, según los datos hechos públicos esta mañana por el gerente del área sanitaria coruñesa, Luis Verde Remeseiro, y el coordinador de Trasplantes del Chuac, Fernando Mosteiro Pereira, que estuvieron acompañados en su comparecencia por la enfermera de la Oficina de Trasplantes del Chuac Valentina Fernández López, y por la jefa del Servicio de Cirugía Torácica y responsable del Programa de Trasplante de Pulmón, Mercedes de la Torre.
De los 256 trasplantes llevados a cabo por los facultativos del Chuac en el último ejercicio, 120 fueron de riñón (
26, con órganos procedentes de un donante vivo), 61 de hígado, 48 de pulmón, 26 de corazón y uno de páncreas. Cabe destacar, además, la realización de tres intervenciones dobles: dos trasplantes hepatorrenales y uno renopancreático. En trasplante pulmonar, el complejo hospitalario coruñés pulverizó su propio récord, mientras que en la modalidad de trasplante renal de donante vivo, duplicó la tasa estatal.
Lograr ese importante volumen de trasplantes no sería posible sin la
solidaridad de la familias que donan los órganos de sus seres queridos fallecidos para salvar la vida de personas que no tienen otra alternativa, o de quienes hacen lo propio donando en vida un riñón. El Chuac registró un total de 64 donaciones en 2017, 37 de donante fallecido y 27 de donante vivo. En esta última modalidad, predomina la donación entre cónyuges, aunque también se dieron casos entre padres e hijos (y a la inversa), entre hermanos, entre primos e, incluso, entre amigos.
Las
negativas familiares a donar disminuyeron significativamente en el área sanitaria de A Coruña, hasta un 7%, y se sitúan por debajo de la media gallega.

Uno de los problemas con el que se encuentran los profesionales sanitarios cuando aparece un posible donador es la negativa de la familia a este proceso. Aunque la comunidad gallega ha mejorado mucho, el porcentaje de rechazos sigue muy por encima de la media estatal. En el 2017 bajó al 21,5 %, pero en España desciende a menos del 13 %.

313 pacientes en espera

En la actualidad hay 313 gallegos que aguardan por un órgano, la cifra más baja de los últimos años. De ellos 248 necesitan un riñón y 32 un hígado.