Font Size

Cpanel
Home Actualidad Noticias Los números que mueven el sistema

Los números que mueven el sistema

 Los números que mueven el sistema

España, líder mundial. La tasa de donantes en 2018 fue de 48 personas por millón de habitantes, según la Organización Nacional de Transplantes (ONT). Ha mantenido el liderato durante los últimos 27 años, tan solo dos después de que se fundara la ONT.

Casi tres trasplantes por donante. En 2018 se produjeron 2.241 donaciones con las que se realizaron 5.316 trasplante de órganos, también un récord.

Centros que hacen trasplantes. De los casi 800 hospitales que hay en España, un total de 185 están autorizados para gestionar una donación. Y 44 para realizar trasplantes.

El riñón, órgano más trasplantado. Desde 1989 se han realizado 72.166 implantes renales, 27.382 hepáticos y 8.534 cardíacos.

La lista de espera se reduce. En 2018, 4.804 personas esperaron un trasplante, 88 niños.

“Donar ha de ser una actividad más en la UCI”

Desde su oficina de Ginebra, el doctor José Ramón Núñez (Ávila, 1958) monitoriza los trasplantes de todo el globo. Es el responsable del Programa de Donación y Trasplantes de la OMS. Recientemente, ha estado de visita en Barcelona para participar en una jornada de la Organización Catalana de Trasplantes.

Pregunta. ¿Qué tiene el modelo español que tantos elogios recibe?

Respuesta. Una buena organización y un sistema público, equitativo y gratuito. La gente es igual de generosa en todo el mundo, pero cuando detectan que no hay equidad, recelan.

P. España ha vuelto a ser líder en trasplantes y donaciones. ¿Aún hay margen de mejora?

R. Hay que detectar el 100% de potenciales donantes y que entre las personas ingresadas en la UCI se considere la donación como un derecho, como un proceso más al final de la vida. Hay que potenciar la donación como una actividad más dentro de la UCI.

P. ¿Qué pasa en otros sitios?

R. Son 124 países y las realidades son completamente distintas. Pero en cuanto se aplica el modelo español en cualquier parte del mundo, la donación sube espectacularmente. Aunque es verdad que hay realidades sociales o profesionales que son difíciles de trasladar. Por ejemplo, en India el criterio de muerte encefálica —el paciente está muerto y su corazón late— no era compartido por los profesionales. En África es una utopía hablar de programas de trasplantes porque su prioridad es que las mujeres no mueran en el parto, que los niños no mueran al nacer, no infectarse de malaria. Es una cuestión de la realidad sanitaria de los países. La sanidad gratuita de España no existe en ningún lugar.

P. Cuando asumió el cargo en la OMS se comprometió a combatir el tráfico de órganos. ¿Cómo lo lleva?

R. El tráfico mueve 1.000 millones de dólares al año. Cuando conseguimos bloquearlo en una parte del mundo se mueve a otras zonas. Hacemos esfuerzos para detectarlo, pero mi prioridad es potenciar el trasplante legal para reducir el tráfico.